lunes, 13 de enero de 2020

Misión.


Al pasar del tiempo y al final de cuentas uno entiende que la enfermedad bipolar, tiene más relación con aprender a vivir,  qué con la locura.

Siendo una enfermedad que va en aumento, no podría callar mi verdad del porqué va en aumento, porque los humanos cambiamos la oración  que movía el mundo de nuestros abuelos, por la idea que Dios no existe  y aun no habiendo alguien que lo haya demostrado,  muchos sin siquiera buscar en su propio oxígeno una respuesta lo creen, dejando libre de acción el principio  de la naturaleza humana la vida espiritual, la que sin
divinidad termina tomando poder el espíritu negativo.

Quienes hemos sido presa de este dominio  que nos hace no solo sufrir el terror, sino destruir la confianza en sí mismo, además de exponernos a cometer hechos graves, el despertar de clamar a Dios nos salve del mal, hoy se vuelve  misión de decir no te abandones a ti mismo, todo lo bueno que vive en ti se llama Dios en cualquier raza, idioma y religión e incluso aquel que es analfabeto reconoce el Bien, porque para todos el bien es el mismo, pero para que el Todopoderoso se ponga en acción debes nombrarle por su nombre, elevo una plegaria para que cada palabra sea bendecida en beneficio de quien esté necesitado de fe.

No pidas a otro que pida por ti, porque Dios conoce tu voz.


Buen Consejo.


Mi padre siempre decía: “Ayúdame para ayudarte”
En la niñez su refrán me hacía gracia, luego heredando su bipolaridad después de mucho tiempo me hizo sentido.

Al principio el diagnóstico nos pone frente al profesional en actitud de no aceptación y se llega a ser hipercríticos con la prescripción de medicamentos, los consejos médicos y hasta la idea de las terapias. 

La bipolaridad es quien se encarga de darnos las lecciones de vida que van conformando nuestra conciencia de enfermedad y al salir de las crisis con la ayuda médica se comienza a valorar la relación con el médico tratante. 

Es así como la frase escuchada en mi infancia me ha servido para aprender que a una consulta debe irse preparado, con notas en mano sobre todo lo que nos preocupa, sobre los síntomas, los pequeños cambios de ánimo, los efectos secundarios de los medicamentos. La información es crucial para el médico, es la AYUDA que necesita para poder AYUDARNOS con el tratamiento, el ajuste de las dosis, el control de los efectos secundarios y los consejos, que en una conversación de respeto y franqueza, nos pueden cambiar nuestra vida, al trasmitirnos con su experiencia el aprendizaje que necesitamos para lograr la estabilidad. 

De ese respeto se obtiene el bienestar emocional,  por lo que la invitación a validar el aporte de los médicos y demás profesionales de la salud mental es un valor que comparto con Susana y estimulo en los demás pacientes con los que me relaciono, siempre teniendo presente que la bipolaridad se manifiesta de forma única en cada paciente y al no existir ningún examen que la evidencie, es la hora de consulta el momento en que el conocimiento médico puede encontrar el tratamiento adecuado para cada uno.  

Otorguemos a ese momento el valor que tiene.

Odaliz Mirabal Rodríguez. 

Para www.yobipolar.com. 

domingo, 12 de enero de 2020

Ideas Puntuales.


Uno de los factores relevantes  de la 
complejidad de quien padece de obsesión, complejo o victimización, es hacer cargo a alguien de su padecer. 

Una manera de ayudar a esa persona, muchas veces, es darle la razón y eso parece ser un calmante para su espíritu.

Pero otras veces, no hay respuesta que  calme la queja y entonces el mal se trasforma en algo mayor, porque quien se siente perjudicado, ya ni siquiera habla sobre su problemática, sino habla mal de quienes lo han querido ayudar. 

Entonces, más que problema de salud mental, pasa a  ser reflejo de mala educación, de no saber respetar y cuidar las relaciones interpersonales. 

Es muy común que los pacientes no opinen bien sobre los profesionales e incluso hagan reclamos ante los superiores, por la disconformidad de la atención de algunos de ellos, sin  antes aprender qué se debe tener una conversación con el profesional sobre las necesidades, vacío o lagunas que puedan ser necesarias de reforzar, de no hacerlo, el terapeuta no terminará con el estudio personalizado y el paciente que no se educa en aprender  a darse a entender, termina culpando a ese profesional y a los que vengan más adelante. 

El principio de la relación profesional-paciente es de respeto mutuo  y de reserva, la fidelidad es compartida, los episodios extremos y extraños, muchas veces son silenciados por el paciente, no transparentando el síntoma e impidiendo que el profesional pueda orientar de manera puntual.

Tenemos que ordenar la timidez frente a los terapeutas y aprender a preguntar dos veces, en caso que haya algo que a ellos no le entendamos. 

Integrar a un familiar alguna vez como compañía en la cita con el médico o psicólogo es necesario y de gran ayuda para el profesional también, las personas con alteraciones psíquicas, no siempre están absolutamente conscientes de sus conductas del diario vivir.  La información del familiar, es una gran ayuda para testificar la realidad  de lo que vive el paciente.

Separar el diálogo enfermizo de la propia verdad y buenas intenciones, no  es fácil de aclarar ni apartar de lo que se fija en la mente, la ayuda de la psiquiatría y la psicología, está para ayudar a no hacer cargo de lo que es una psicosis al enfermo, sino que para potencializar sus virtudes y a sanar sus confusiones. 

Respeta y hazte respetar. 



lunes, 6 de enero de 2020

Crecer.


A quienes el destino nos cambió la manera de desarrollar el día a día, lo primero que nos sucede es darnos cuenta qué, poco nos conocíamos.

No es ningún premio esta enfermedad, pero no podemos negar que el que sufre crece, entonces a disponerse a ser un buen maestro de sí mismo.

Para encontrar el propio centro, no es la paciencia el principal motor para avanzar, sino que la opción que nos aparte principalmente de las tentaciones, entre ellas la queja, la victimización y el no puedo. 

La bipolaridad siendo una enfermedad afectiva, la que nos daña en nuestros sentimientos, nos obliga espiritualmente a fortalecernos, para soltar lo que no nos pertenece como culpa y si hay culpables dejar que tarde o temprano se hagan cargo, porque la conciencia puede demorar, pero siempre habla.

Cuando uno se vuelve una persona necesitada de tratamiento, no sólo significa cumplir con el medicamento, significa que con todo aquello que nos conectemos para bien, es parte de nuestro propio tratamiento.

 No te pongas a prueba, demuéstrale a tu propio día a día, lo posible que es crecer. 


viernes, 3 de enero de 2020

Sobre Nuestra Alimentación.


Un factor digno  de destacar es la relación estrecha de respeto, fidelidad, comprensión y además afecto, que he conseguido mantener con muchas personas, desde el  primer encuentro al saber que nos une este diagnóstico nace la intención de ayudarnos y no perjudicarnos. 

Odaliz Mirabal Rodríguez, de nacionalidad cubana, de profesión abogada, residente en Chile desde hace muchos años, se ha dedicado a la búsqueda de su propio equilibrio en la investigación de lo favorable y adverso de este diagnóstico bipolar, una vez más, me hace llegar un gran aporte en relación a un área tal vez poco conocida para muchos de nosotros. 

Odaliz dice así:

Comparto desde el cariño y la admiración a Susana y en relación a sus palabras de despedida al año viejo...

Siempre es momento de mirarnos y darnos cuenta que al tomar las riendas de nuestros estados de ánimo, ese rayo de luz que nos llega del cielo ilumina el camino del mañana. 

Ese aprendizaje es fruto del descubrimiento reciente que de mi búsqueda de equilibrio también fue guiada por ese buen espíritu.

En esta búsqueda asistí a una Charla del Dr. Pedro Retamal Especialista en Bipolaridad en el Hospital del Salvador, organizada por Susana Rodríguez H. en su quehacer de Monitora del Grupo de Autoayuda que funciona en ese recinto; en cuya ocasión el Dr. Retamal hizo hincapié en qué "la correcta alimentación" forma parte del comportamiento que un paciente bipolar debe asumir como un "hábito de vida" lo que le traerá beneficios en el devenir de su enfermedad.

A partir de ese momento comencé a buscar el conocimiento  que completara esa valiosa información, aprendiendo a dar preferencia cotidiana a los alimentos con más influencia en el Trastorno Bipolar, que finalmente se encuentran en ciertos alimentos específicos. 

1- OMEGA 3- Presente en el Salmón, Atún, sardinas, semillas de linaza, chía, nueces, almendras y  aceite de canola.

2- MAGNESIO- Se encuentra en semillas de calabaza, camote, salvado de trigo, chocolate negro, acelga y yogurt.-Almendras, arroz integral, zanahorias, lentejas, verduras de hojas verdes, tomates, soya, cebada, sésamo, cítricos, manzana y pescado.

-Produce un efecto similar al del litio ayudando a cuidar el ánimo y a  conciliar el sueño.

-La dósis óptima es de 400mg

3-  Vitamina C.-Frutos y Cítricos.

4- Vitamina D.-Pescados grasos, hígado de vacuno, queso, yemas de huevo. Es importante  la luz solar. 

5- Ayuda a la formación de glóbulos rojos y al funcionamiento del sistema nervioso central.

6- Vitamina B9 o ácido fólico.-Se obtiene de las habichuelas, espinacas, espárrago, mango y pan integral.

 -Se necesita un suministro constante porque el cuerpo no la almacena.

7- Carbohidratos.-Intentar reducir los refinados y procesados (pastas y bizcochos)

.- Consumir cereales integrales(avena), vegetales y frutas.                -                      -"Sustituir el alcohol por agua efervescente con limón".

- No consumir cervezas sin alcohol ni tampoco con alcohol. 

8- Reducir  o eliminar el consumo de cafeína.-Café o té de preferencia una hora después de levantarse cuando los niveles de cortisol son bajos para aliviar el estado anímico y aumentar la energía.

-Evitar beber café luego de las 5 de la tarde  porque al permanecer la cafeína en el organismo por 12 horas  y puede provocar insomnio.

9- Disminuir o eliminar azúcar refinada y consumir  frutas y vegetales. -Stevia y miel sólo con moderación. 

10- Incorporar grasas saludables.-Palta, pescado y productos lácteos.

11- Alimento con triptófano (aminoácido).- Presente en cebollas, calabaza, tomate, habas, mangos, higos, cítricos, castaña, semillas de ajonjolí, pescado, huevo, leche y soya.

12- Alimentos con tirosina (aminoácido) -Lechuga, espárrago, zanahoria, espinaca, pepino, berro, perejil, manzana y sandía.   

13- Alimentos con fenilamina (aminoácido). -Espárrago, tomate, piña y palta.

14. Alimentos ricos en Vitamina B6(transforma triptófano en serotonina). -Presente en la palta,plátano, arroz integral, nueces, espinacas, semillas de girasol.                                                                     
15. Alimentos ricos en Capsaicina (elaboración de endorfina).-Se encuentra en el jengibre, pimienta picante, Chile y pimienta de cayena.

Estas recomendaciones nutricionales nos ayudan a incorporar a nuestra alimentación alimentos que favorecen la salud mental y nos permiten usar todas sus virtudes en el mantenimiento de las funciones cerebrales de los neurotrasmisores. 

Sin duda que si lo sumamos a las demás recomendaciones médicas, relacionadas a la combinación de estas prácticas con el respeto a las ocho horas de sueño,  y la práctica de ejercicios físicos, estamos en el camino correcto a ser actores de nuestra estabilidad y equilibrio.

En lo personal las he incorporado y seguirá siendo una ocupación consciente en este nuevo año 2020.

Odaliz Mirabal Rodríguez, para www.yobipolar.com 

martes, 31 de diciembre de 2019

Adiós 2019


... Faltan pocas horas para despertar a un nuevo año y para mirarnos a sí mismo con los desafíos cumplidos, para felicitarnos de no habernos abandonados a la desdicha y de saber que aún en la confusión, existe un rayo de luz  que nos aparta del miedo y la equivocación. 

No hay otra manera de mirar la vida, que renovando los propios sentimientos que nos han hecho padecer, comprendernos más que esperar ser comprendidos y nunca dejar de mirar el cielo con sol o sin el.

Gracias a quien haya pasado confiando en esta página, pero ante todo gracias a Dios, por lo que nace en  mi de su buen espíritu. 



viernes, 20 de diciembre de 2019

Entender lo Básico.

  • De toda la problemática de alguien afectado por bipolaridad, lo más difícil de revertir es la intolerancia hacia los estados que sufre la persona, por algún componente de la familia.

 Muchos pacientes no se recuperan al no estar capacitado para saber cómo actuar y poder evitar el reproche, desde que se levanta le recuerdan que otro día más para que hagas nada, entre más se le corrije, menos confianza en sí mismo, es muy propio que la reacción normal del enfermo ante quienes lo observan y  lo controlan, sea encontrarles la razón y es lo que lo paraliza.

Existen diferentes niveles de cómo afecta la enfermedad bipolar, no todos han experimentado hospitalizaciones, ni crisis con características complejas, pero cuando se trata  de lo delicado, no hay más que hacer que aceptar que el paciente no está para complacer a alguien, si no reacciona, no es que se esté haciendo el loco, si no que está en un período donde no puede responder de manera espontánea, por lo afectado que está su sistema neurológico. 

Conozco casos que demoran más tiempo en conectarse con los estímulos externos, si bien es cierto una de las razones es el tratamiento, otra es que nuestras reacciones se desconectan de las sensaciones. 

El paciente aunque físicamente parezca el mismo de siempre, no es así y más que hacerse expectativas de lo inteligente que es, será mejor, integrarlo con estímulos que le demuestren a el mismo, que aún en la compañía de la torpeza, "cuando  se le pide por favor y se le agradece", no ha perdido la voluntad ni la capacidad de empezar de nuevo.

Algo que ha permitido recuperarme de lo que nunca creí salir, de haber logrado la importante "capacidad de auto observación" como  también de esforzarme por no hacer padecer a alguien, se lo debo a mi esposo y a mis hijos, los que estando enferma nunca me han provocado... por  el contrario, han sabido hacer la diferencia entre la que soy verdaderamente como persona, con aquella que se ve dominada por la estupidez, que es el componente principal de esta enferma.

Quien no soporta lo que no soporta, es porque solo usa su limitante manera de razonar... hay mucho más en cada ser humano, que permite ayudarse a sí mismo como también al desvalido.

Y quien ante el médico o consejero se queja del paciente y dice entender la orientación y lo olvida al instante, es porque se debe hacer ver por un profesional. 

La salud mental es responsabilidad de todos.