martes, 24 de mayo de 2022

Repasa los buenos recuerdos. 

Camina media hora con energía. 

No mal pienses. 

Haz ejercicios en donde te encuentres.

Desde la mañana viste agradable. 

Abre tu ventana y haz tu cama. 

Saluda y da las gracias.

Canta. 

Mira el cielo. 




martes, 17 de mayo de 2022

 Lo mejor de aceptarse a sí mismo es conseguir libertad e independencia sobre las expectativas ajenas. 


domingo, 15 de mayo de 2022

 

Es real que la enfermedad cualquiera que sea afecta a la familia o al que vive con el enfermo y eso fue lo que fui experimentando en mi día a día y al pasar del tiempo me fui preguntando si talvez yo también estaba enferma como mi hija. 
Tratando de lidiar con la responsabilidad por ella... que con 15 años iniciaba el período de su adolescencia... y había cerrado las puertas a la vida...
Intentando mantener mi vida como si nada... sumergida entre el trabajo de gran presión y la incertidumbre sobre que esperar de esta enfermedad de mi niña... me sentía caminando al borde de un precipicio... en el que caería en cualquier momento. 
Toda mi vida se redujo a control de médicos, medicamentos... esperando un milagro... creyendo a veces que todo era un error, que eran cosas de la adolescencia, que pronto volvería todo a una supuesta normalidad, aferrando como podía a mi fe...
Mi fe y confianza en el Señor se puso a prueba... Orando a diario porque "todo pasará"... que me librara de esta prueba... sintiéndome cada vez más lejos de Él.
Nunca quise investigar por mi cuenta sobre la enfermedad. El temor, la incredulidad, la falta de valor me tenía sin fuerzas, pero traté de recomponerme y me decidí a buscar algo... cualquier cosa que fuera una ayuda para mi hija y para mí...
Y busque en Internet la palabra más temida... rogando a Dios que me ayudara. Y lo primero que aparece es "yobipolar.com"
 Nunca olvidaré ese día... al ingresar al sitio lo primero que leo es una invitación a charlas abiertas a enfermos y familiares en el Hospital Salvador... y sentí que era la respuesta de Dios a mi ruego.
Mi hija accedió a ir conmigo y fue el inicio de otra etapa en mi vida.
Asisti a varias charlas junto a mi hija y también sola... y me permitió adentrarme algo en el mundo    desconocido y temido hasta entonces en el que vive un enfermo bipolar.
Conocí por boca de algunos de ellos sus experiencias y dificultades y escuchando a doña Susana Rodríguez entendí que Dios se encarga de sus hijos y que les entrega en su momento lo que necesitan.
Podría hablar horas y escribir Miles de hojas contando lo mucho que me benefició la cercanía con esta amiga extraordinaria... cuya vida y obras hablan por ella.
Para mí se convirtió en un ejemplo vivo de como vivir con la enfermedad, desde la aceptación por sobre la negación, desde el trabajo conciente y responsable por sobre la evasión e indolencia, desde la paciencia y fortaleza por sobre la desconfianza y desánimo.
Por sobre todas las cosas... me devolvió la alegría y serenidad de confiar en Dios.
A través de la simpleza de una oración en las crisis, una tierna invocación a nuestra Madre celestial y la paz llega como un bálsamo invisible...
Escuché decir a mi hija... "Es cierto... recé un Ave María y sentí que todo estaba bien...
En esta lucha sin esperanzas en que estuve por muchos años... me reencontré con mi amada Madre de la que me aleje y enojé... al comprobar la verdad de esta simple acción... y Rece un Ave María y muchas Ave Marías... y lo sigo haciendo con confianza.
En este caminar de años y en estos últimos tiempos de asumir el deterioro físico por enfermedad de mi madre, he sentido la presencia dulce y compasiva de Dios... que más allá del cansancio y agotamiento, nos regala cada día como algo nuevo para volver a empezar, para agradecer, para disfrutar de lo pequeño y humilde... un cielo azul o gris... un botón de rosa, una hoja seca... una bella melodía...
 Y esa presencia divina está también en tantas personas bellas que pasan a nuestro lado... algunas mucho tiempo... otras solo un momento y nos dejan parte de su amistad, de su alegría, su felicidad...
Siento que el sufrimiento que tanto tememos, está tan unido a la felicidad que tanto buscamos y que es imposible separarlos.
Esta enfermedad sufrida por mi hija me enfrentó a mi también con mis propias oscuridades y desde la aceptación de que no hay cura para ella, emerge con fuerza la convicción que si podemos llevarla como parte de nuestro ser... no sobrellevarla... como una cruz... sino de la mano... como una amiga.. a la que conozco y se cómo tratar... siempre estoy aprendiendo de ella, compartiendo y avanzando juntas ... hasta el final.
La aceptación de lo que no podemos cambiar, aunque no nos guste o no queramos es el principio de cualquier sanación.
La convicción de que no caminamos solos en este valle de lágrimas y que hay Alguien que nos acompaña hace el camino llevadero.
La búsqueda de la felicidad a la que se orienta casi toda la humanidad no es otra cosa para mí... que la paz del alma... Y resuenan siempre en mis oídos las palabras de Aquel que dijo... La paz les dejo... Mi Paz les doy...

viernes, 13 de mayo de 2022

Lo correcto e incorrecto.

 Transitar por una experiencia de orden psíquico o psicológico, no es una razón para quedarse estacionado en lo que pasó, transitar por aquello qué nos parece increíble e injusto, es un motivo de aprendizaje y crecimiento personal a través de la reflexión. 

La reflexión nos desconecta del vacío, de la ignorancia sobre nosotros mismos, nos  permite entender del porqué pensamos o sentimos, a veces, equivocadamente, la reflexión nos permite reflejar más de una vez, lo que ocurre dentro o fuera de nosotros mismos, sin dejarlo pasar, porque no todo es de una sola manera, como tampoco nunca falta más de una respuesta, en base a qué cada persona, distinga con claridad lo correcto e incorrecto. 

La reflexión nos llama a repensar a no mal pensar y actuar muchas veces en silencio.

susana rodriguez  hidalgo 

jueves, 12 de mayo de 2022

Claudia y su problemática.

La problemática de una paciente adulto joven es qué cree no haber elegido bien su profesión, no se siente segura de poder desarrollarse como tal y cree comprobarlo cuando asiste a su trabajo porque se vuelve a enfermar. 

Su círculo gira desde hace tiempo en eso, se recupera con el tratamiento y el tiempo de licencia, pero luego se repiten los síntomas, ella tiene el apoyo y la comprensión de su familia, pero muchas veces esa incondicionalidad nos hace perder autonomía. 

Entonces... revisamos cuáles eran sus debilidades y dijo lo siguiente; dependencia de la familia, inseguridad, poca constancia, hacer las cosas a última hora, flojera e impuntualidad. 

Así como todos los pacientes experimentamos los mismos síntomas, también experimentamos las mismas debilidades y es por eso que podemos ayudarnos entre nosotros mismos.

Algo en común de nuestra propia historia bipolar es que tenemos que adaptarnos a nuevas realidades y de aceptarlo, es que podemos reconocer el valor de aferrarnos a la voluntad,  voluntad para estar dispuestos a sobreponernos a las circunstancias, si hemos sido capaces de superar episodios críticos de salud mental, mayor razón para sobreponerse a las problemáticas del diario vivir. 

 Claudia más bien no tiene voluntad para desarrollar su trabajo y se deja llevar por la apatía. 

Un principio básico como paciente es hacerse autosuficiente, no solo porque es un principio que nos ayuda a vencer la idea del no puedo... sino porque también debemos dar confianza y tranquilidad a quienes nos acompañan; demostrarnos débiles e inútiles, podría tomarse como una manera de manipular a los demás, nosotros también estamos capacitados para ser útiles y para hacer feliz a otras personas. 


Pero, después de compartir las debilidades qué aparentemente la confundían a Claudia, descubrimos que había algo más profundo que su profesión, su trabajo, su familia y su bipolaridad lo qué le provocaba inseguridad, más bien es su pérdida de amor propio, ella perdió la voluntad de valoración a sí misma, entender que antes de amar a otro, primero tenemos que atesorar el amor por sí mismo, saber aceptarnos como somos, sin importar que otros intervengan... ; todos somos poseedores de virtudes y defectos, fortalezas y debilidades, por lo tanto cada cual libre de su amor propio, sin por eso ser egoísmo.

La mejor manera de entender del porqué amarse a sí mismo, porque no existe alguien igual a otro. 

El amor propio es lo que nos permite iluminar la sonrisa, la mirada, el ánimo y el equilibrio. 


domingo, 1 de mayo de 2022

Recetas Probadas.

 No pienses que lo mal qué lo estás pasando es para siempre, porque eso no es verdad. 

No te hagas cargo de lo que no te corresponde. 

No esperes que los demás te hagan feliz, hazte obediente, paciente y escribe sobre lo que no sabes cómo explicarle a los demás. 

Si quieres vencer los miedos aprende a rezar el Padrenuestro si lo haces, hazlo desde tu voz interior. 

Si aún tienes algo pendiente que decir a alguien, prueba poner una silla frente a ti y hablar como si tuvieras enfrente a la persona.

Si quieres sentirte seguro de si mismo, piensa qué lo tienes todo y no te falta nada.

Para ser comprendido por tu médico, no es necesario explicarlo todo, no solo las palabras son reflejo de lo que nos pasa. 

No olvides que eres importante, necesario, querido, respetado y admirado por quienes no lo imaginas. 

sábado, 30 de abril de 2022

Obsérvate a ti mismo.

 Observarse a sí mismo ya sea para corregirnos o felicitarnos, es una manera de evaluarnos... desde el vocabulario qué usamos cuando hablamos, la manera en que estamos respirando, la postura corporal e incluso en cambiar el rumbo de lo que pensamos... hace posible que funcionemos despiertos a nuestro propio comportamiento.

Algo que a todos nos queda bien es el buen trato y algo que a todos nos queda mal, es el no aceptarnos tal como somos. 

A todos hay algo que físicamente no nos gusta de sí mismo; "Nunca reveles lo que físicamente no te gusta de ti, porque los demás siempre pondrán atención en éso".

Quien se corrige a sí mismo deja que los demás sean como quieran, porque sabe lo mucho que tiene por corregirse.