domingo, 23 de abril de 2017

Pensamientos Provocadores.


Cuando se pierde el miedo al miedo, se puede empezar a reconocer esa rareza de pensamiento provocada por la bipolaridad.

La principal relación con la bipolaridad es confundir ideas imaginarias con la realidad, cuando se logra el propio entendimiento de este principio, se puede empezar a reconocer que junto con el tratamiento, conocer las características que provocan las alteraciones del ánimo y que potencian los estados descompensados "la tarea se simplifica", porque es la mejor manera de anticiparse a evitar estar expuesto a una constante alteración del equilibrio emocional.

Es un trabajo individual tomarse tiempo para poner atención a reconocer las confusiones, para lograr relacionar la idea complicada con otros acontecimientos reales y en el tiempo conseguir aclararse y evitar equivocaciones.

A veces, parece una jugarreta que pone a prueba la irritabilidad la bipolaridad, como queriendo poner a prueba el cómo enfrentar lo que no es más que una idea irreal. Detenerse en esta característica, es una buena manera de entender que mientras el tratamiento no sea efectivo, siempre se estará más expuesto a no saber qué es qué.

Aunque muchas veces, aún con buen tratamiento, puede producirse este mundo de fantasía, que de no tomar en cuenta como parte de este diagnóstico, las descompensaciones del ánimo será una seguidilla de estados de alteración.  

Estos comentarios vienen en relación a las personas más bien con tratamiento, porque pacientes en crisis necesitan tener asistencia de mayor efectividad, igualmente una vez alcanzando una normalidad de ánimo, estas recomendaciones son de gran ayuda para la estabilidad.

El no tener control de impulso de comunicación, se vuelve necesario  comentar a otro y puede quedar en evidencia la equivocación de lo que se está pensando, hay enseñanzas que considerar, cualquier ayuda viene mejor de alguien que experimente bipolaridad o quien demuestre respeto incluso estando fuera de lugar.

Dejar pasar pensamientos provocadores, es familiarizarse con lo que le pertenece a lo que no es parte de nuestro raciocinio, por eso es tan recomendable escribir y no repasar lo que se escribe, para aliviar la carga de pensamiento.

Menor alteración, menor sobresalto, cuando nos hacemos cargo de evitar todo aquello que sabemos que nos desequilibra, mayor equilibrio, cuando estamos claro que nos tranquiliza, que nos da firmeza, que nos hace comprendernos a sí mismo.

La confianza en que todo andará mejor, ayuda a calmar el temor.




jueves, 20 de abril de 2017

Así Es.


El peor negocio que uno puede hacer cuando empieza un tratamiento para estabilizar la bipolaridad, es creerse enfermo.

El tratamiento es para conseguir lo que el medicamento aporta a la química del cerebro y es necesario cuidarlo, respetarlo.

Todo es importante, pero para lo que no hay medicamento, es para el amor propio, ni para el autocuidado, como tampoco para las buenas elecciones, lo bueno depende de sí mismo y es lo único que puede salvarnos de que no nos vuelva a doler el alma.


miércoles, 19 de abril de 2017

Vaciar Angustia.

Tantas veces podemos tomar decisiones acertadas y quedar conforme, pero puede ser que pasen pocas horas y si alguien interviene sobre esa "decisión acertada tan determinante" contradiciéndonos, el poder convincente de otro, fácilmente puede llegar a enfermarnos,  a hacernos creer equivocados, culpables y disminuidos.

Siempre pasa así, siempre recibo una llamada de qué hacer con esto y aunque la respuesta lógica, pueda ser lo más cercano a la realidad o verdad, la obsesión es más grande y convincente.

Esos síntomas de sentirse perdido es la enfermedad, es la característica propia de la bipolaridad, convencer que se es lo peor, el responsable de lo que le pasa a otro y muchas veces haciendo recaer a muchos en lo que no se quiere, en relaciones amorosas enfermizas.

Aunque muchos digan no haber recetas, sí hay experiencias compartidas que dicen de quitar la ansiedad del momento, que si se acentúa, habrá que recurrir al médico.

¿Qué hacer para calmar ese pensamiento obsesivo, repetitivo?

Escribir, escribir ayuda a vaciar la angustia, la obsesión y el miedo, sirve como desahogo.   (Esos escritos hazlos desaparecer, porque eso es la enfermedad, lo que no eres tú)

Otro aporte igualmente efectivo:

Voluntad para inspirar profundo, suspendiendo intensamente el oxígeno y exhalar lentamente por la nariz, repetir tres veces, repetir siempre, siempre repetir.

Mi receta personal: Hacer Padrenuestro.


martes, 18 de abril de 2017

Promesas


Lago Pehoé-Torres del Paine-Chile 




Todo es mejor cuando se está de acuerdo con quien elegimos para llegar hasta el final de la vida, soñando con hijos y nietos y se ha cumplido, mejor aún, cuando se es creyente y quien nos acompaña también lo es, nos unen principios comunes, nos une la fe, nos une la fidelidad, haciendo un todo, nuestras vidas han conocido el amor.

Mi marido en un lugar del fin del mundo Patagonia de Chile, Lago Pehoé donde muchas veces nos apartamos, para dar gracias a Dios.



Cuando se comparten diálogos con otros quienes igual a uno, buscan las mejores razones para afirmarse en ellas, tanto querer dar fortaleza nacen solas frases para ese instante, pero quedan y después son ellos a los mismo que acompañé, que me enseñan.

-De lo malo es posible sacar lo bueno y si no se aprende, se le da poder a lo malo y se sigue hundido en la miseria-


domingo, 16 de abril de 2017

Discrimnación-Estigma

De la discriminación  y del estigma, la ignorancia muchas veces es algo a favor, hasta que no pasé a ser parte del mundo de la psiquiatría, nunca antes escuché esas dos palabras.

En mi niñez y adolescencia no existía en esos años, el menosprecio entre pares al contrario de los más humildes y a veces de los más sufrientes, fue de quien recibí  los mejores ejemplos, que atesoro hasta hoy. 

Volviendo a mi ignorancia, nunca escuché en mi casa que fuera necesario hacer diferencias entre las personas, pero con el tiempo empecé a sentir que sí otros la hacían conmigo.

Propio de pertenecer a una sociedad que me hacía ruido principalmente cuando algunos... me preguntaban cuál era mi apellido, lo que para mí no tenía ninguna relevancia ni complejo, cuando más ingenua no me perdacaba del prejuicio de las personas, como tampoco entendía que de acuerdo a su valoración, había un dejo de tomar a otros menos en cuenta.

Cuando supe que la bipolaridad, este dolor del alma que me llevó a terminar en no saber quién se es, por el miedo a no saber qué hacer con lo que me confundió, más que derrotarme, avergonzarme o sentirme víctima, más bien desperté al valor que por sí misma tiene mi propia persona.

Me fui enterando que independiente de lo que a mí me pasa, de lo que yo sufra, del deterioro económico de mi familia por cubrir las necesidades de tratamiento, hay quienes se toman el derecho de discriminar o estigmatizar con una marca a quien hemos sido diagnosticado con bipolaridad. ¡ahí sí que no!, no me adjudico nada de lo que alguien o muchos, alguna vez, sientan tener poder sobre mi dignidad. 

Ante todo, cómo podría paralizar mi tranquilidad "una opinión", la única opinión válida es la propia, con quien uno tiene un fiel compromiso, que los demás se distraigan con sus propias vidas y dejen vivir en paz, a quien no les pide nada.

miércoles, 12 de abril de 2017

De la Fe y del Miedo

Recuerdo haber sido invitada a uno de los canales de Televisión de mi país, hace años atrás, porque iban a entrevistar a personas con bipolaridad.

Cuando llegué al recinto, lo primero fue una pequeña entrevista por una encargada del programa, todo rapidito y la pregunta directa fue ¿Intento de suicidio? dije: no! pero... quise explicar sobre mi experiencia en relación a eso y dentro de todo alcancé a decir que no me sentía ni siquiera discriminada, ni había sido abandonada por mi familia y la misma persona comentó: "ah! no, es una bipolaridad atípica"; me quedé paralizada y ella dijo; "sí, no es el perfil que buscamos" y me despidió.

Y me vine decepcionada, no por haber sido discriminada y como tampoco por no aparecer en televisión, sino que por no mostrarles a muchos como yo y a sus familias, que el suicidio  no es el fin de la enfermedad, que el suicidio es uno de los síntomas psicóticos que pasó una vez por mi mente y que con esfuerzo se lo comenté a mamá y ella al escucharme, se arrodilló y pidió a Dios lo que ella siempre supo hacer, buscar en Dios la protección de todo mal.

Mi enfermedad la conozco por su dominio perverso, que no quiere que ni siquiera hable del único poder del bien que es Dios Padre.

Si no fuera por haber encontrado la Gloria del Espíritu Santo el que me ha salvado de mi enfermedad, más aún, cuando empiezo a entrar en esa selva de miedo y oscuridad, fácilmente esa idea de ver todo perdido, puede llevarme a perder la confianza en la fe que permite que vuelva a caer. 

No soy yo quien puede cambiar el destino de mi vida, pero sin la ayuda de la eterna bendición de Dios, tal vez ese día hasta hubiera asustado a otros en un programa de televisión.

Es sólo la roca firme y generosa hecha oración, que me salva de lo que ha destruido mi paz y la de mi familia y eso es el Padrenuestro que es lo que aprendí desde niña y que me acompaña hasta hoy.

 Al caminar nombrar a Dios, Jesús y al Señor es la única verdad de apartarme de aquello que me hace padecer.

¿Quién es Dios? para mí Dios es todo lo bueno, también lo bueno que vive en mí  y en ti.