jueves, 5 de diciembre de 2019


No existe la soledad, existe el vacío, la soledad es mental e imaginaria, es imposible estar solo, porque vivimos en un mundo de infinitas realidades. 

Lo que sí nos asalta es el vacío, al dejarnos llevar por los deseos no cumplidos. 

No existe la soledad, existe el vacío, cada persona puede encontrar como llenar ese algo sin sabor ni color, cuando encuentre la llave para alegrar su espíritu.

Sembrar, ser amable con los que te rodean, preguntarnos a si mismo cómo alimentar nuestro espíritu, permite no distraernos y recaer en lo que nos lleva a ponernos en blanco.

El vacío es una realidad que se vive, cuando no usamos los cinco sentidos, desde donde surge lo que puede sorprendernos a cada momento 




lunes, 2 de diciembre de 2019

Así Piensa Una Amiga.


Odaliz Mirabal, es quien hace que me detenga a ver y saber lo que ella entiende como algo importante, interesante y a la vez me inste a creer que mis intenciones de expresar, sirven de algo para quienes queremos reconstruir reflexionando, nuestro mundo de inseguridades. 

A ella le llama la atención que pueda transcribir y revelar mis sentimientos, experiencias e intenciones, que pinte, costuree, filosofee, a veces me pasee por un cuánto hay de expresiones, que a pesar de reiteradas crisis después de 30 años de mi propia bipolaridad, vaya a cumplir 50 años de matrimonio, que no me rechacen ni mis nietas ni mis hijos y lo más destacable en este caso,  que entre ella y yo, haya un mundo de igualdad que nos une y desde el primer día en nada nos separa.

Me referí en otro artículo titulado "Después de Padecer" como es que ella valora lo recogido y a la vez siembra.

Además me sorprende con su reconocimiento a lo que ha florecido después de mí padecimiento y ahora me responde otra vez generosamente, lo que sintió al leerme. 

Así dice Odaliz Mirabal R.:

He aprendido que eso que dicen que todo sucede por algo es una certeza que he podido ir leyendo cuando las vivencias se van haciendo la historia de vida.

Cómo explicar que buscando en Internet el aprendizaje que necesitaba te encontré. Y no sólo eso, siendo de culturas, edades, ciudades, historias bipolares distintas, se hayan dado mis viajes a Santiago a las Conferencias del Dr. Retamal que son parte de tu trabajo como Monitora del Hospital El Salvador y que a pesar de no poder concretar tantos planes para reunirnos, de tus consejos para que explorara mi deseo de seguir tus pasos, de proyectos relacionados con la escritura y de la ilusión  de poder compartir conmigo la magia arrolladora de Chile, hemos continuado haciendo de respeto juntas en el que tus escritos y todos tus mensajes los iba incorporando a mi equilibrio como tesoro. 

Así cada intercambio de mensajes fue dando forma y sentido a mi descubrimiento de que los caminos elegidos (el de la fe y el del conocimiento) no eran distintos y todo en medio de darte a conocer mi historia...

Me tomó una década mi equilibrio y un segundo entender que tenemos la misma inspiración.    

 “La fe tiene caminos inescrutables"

Odaliz.