viernes, 30 de septiembre de 2011

Sobre la Verdad

Cuando uno va en busca de la Verdad y se da cuenta, que está en uno mismo, despeja la duda y se despreocupa de la verdad común.

martes, 27 de septiembre de 2011

En "Revista Paula" de esta quincena Reportaje sobre el "Litio"

Ahí mismo entrevista en relación a mi experiencia con este medicamento.

En www.Paula.cl Pinchar Blog y buscar El revival del Litio

lunes, 26 de septiembre de 2011

En la reunión de hoy, aprendimos que quien cultiva valores, pero se deja llevar por los desvalores de otros, pierde dignidad y autonomía en sus actos.

jueves, 22 de septiembre de 2011

La Nobleza no es Maleza.

La nobleza no es maleza y aunque se pueda esconder por temor, solo necesita que la alejen del pavor para florecer, florecer para alimentar a quienes quieran venir a consumir de ella.

De mi próximo libro.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Soplo al oído

Creyendo poder solucionar desde mi mirada algunas cosas, me quedo con lo que alguien, que pudo ser mi madre, me sopló al oído: "Has tu propia obra es lo que Dios espera de sus hijos".

Anécdota

Una anécdota de la realidad: una distinguida Sra., se entera que la mujer de un distinguido Señor es bipolar, se acerca a él y muy sorprendida le pregunta ¿y tú has podido sobrellevar eso?, él respondió: creo que es ella, quien ha logrado sobrellevarme a mí.

lunes, 19 de septiembre de 2011

jueves, 15 de septiembre de 2011

Amar y ser amada

Estoy pensando cómo fui dejando de sufrir, hoy me doy cuenta que fue importante reconocer que debía sincerarme conmigo misma, una tarea no fácil, lenta pero, necesaria para conseguir una nueva realidad de existencia.

Amar y ser amada, me parecía ser la razón principal de vida y mi nueva realidad me dice que no es posible vivir en una propuesta tan idealista, el ideal en el tiempo fue cambiando, me siento clara al dejar libres a quienes he amado y amo, a la vez querer que no se sientan comprometidos u obligados a darme su tolerancia, su incondicionalidad o su manifestación constante de amor o afecto, todo esto fue una liberación para mi ser enfermo.

Enfermo de sueños, de un romanticismo que se transformó en fantasía, lo que me causó sufrimiento al saber que no todo lo que creí, era cierto.

Hoy, ese sufrimiento, creado por mí misma, se desvaneció al descubrir lo que eran mis limitaciones además de mis debilidades y entonces, me encontré con la posibilidad de cultivar una virtud llamada humildad, la que me dio la oportunidad de desprenderme de lo adquirido y de enriquecer mis experiencias con mis propios propósitos, ganar conocimiento, interesarme por el valor de los conceptos que muestra lo infinito que es nuestro discernimiento, el que nos puede apartar incluso de nuestro propio ego.

Entendí lo libre que somos para cultivar en silencio.

Me aquieto cuando reviso mi ser interno, el que necesita paz más que a alguien agradar, que necesita detenerse en el propio conocimiento, para conocer lo que no conocemos ni el libro más viejo.

Cuántas veces creí lo importante que podría ser yo para otros y la verdad es que, lo que me pasa o pasó solo me pertenece, antes de reconocer mis debilidades, buscaba la compasión para sentirme mejor, lo cierto que entendí que cada quien está ocupado en su propia historia, pero pocos en su propia verdad.

Entonces, se hace fundamental reflexionar, recapacitar, madurar, para lograr a través de nuestro propio conocimiento, lo que elegiremos como la propia y significativa realidad.

Desde que descubrí esa posibilidad de sembrar en mí, humildad, se reconfortó la pena , fui capaz de admitir que mis frustraciones están demás, porque soy imperfecta, pero no incapaz de cultivar lo que para mí es bueno y así capacitar a mi ser, para forjar en paz, junto a lo mejor que me traiga el tiempo.

Y como el tiempo no se detiene, trato de hacerlo en todo momento.

Si no es siempre todo esto, lo afirmo por lo menos en este momento, más vale concebir aunque sea por un instante, que no saber lo que llevo dentro.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

El entusiasmo

Hay una frase que incluí en mi libro, Bipolares ¿Apocados u Optimistas? de Edward George Earle: “Nada hay tan contagioso como el entusiasmo; mueve montañas y cautiva a las fieras. El entusiasmo es el genio de la sinceridad, y sin él la verdad no conoce la victoria”1

Los caprichos, impaciencia, los deseos no cumplidos; por nombrar algo de lo que nos puede volver seres impetuosos, llenos de frenesí y dentro del descontrol, pasando tantas veces, por encima de todos sin consideración alguna o de lo contrario transformarnos en individuos depresivos, sintiéndose poco dignos; me hace pensar en cómo influye en cualquiera de los dos estados, el entusiasmo basado en sanas intenciones de quienes nos rodean, llevándonos incluso a conocer la victoria y así vencer la aniquilación.

A la reunión de los Lunes, llegó una paciente que antes ya describí, de mirada transparente y dulce sonrisa, con una historia de vida no menor en relación al sufrimiento, pero que en la búsqueda de superación ha recurrido a nuevos caminos alternativos, la aceptación de su bipolaridad le ha permitido tomar con amor el esfuerzo, hasta conseguir el equilibrio, que hoy quiere compartir con todos nosotros.

Apartarse de lo confundible, que a todos quienes nos afecta lo que, a veces, ni sabemos por qué a de afectarnos, ella lo sustituye con la meditación, dijo: “Tan sólo quince minutos para llenarse de luz”.

Y nos invitó a experimentar su verdad, callamos, pero su entusiasmo, dio en el blanco. Todos interesados.

El primer día, declaró que estaba sorprendida que no temblaban sus manos y que pudo relatar tranquila el dolor que la llevó a la afección; un premio para todos los presentes, en otro lugar, miradas intrigantes, preguntas desatinadas, no percibir sinceridad, sonrisas irónicas, nos hacen temblar, no es que seamos perfectos, sino que por la experiencia, si nos lo proponemos, en el silencio sentimos habernos vuelto más humanos, pero sabemos que nos asusta lo que no luce claro.

“Nada hay tan contagioso como el entusiasmo; mueve montañas y cautiva a las fieras. El entusiasmo es el genio de la sinceridad, y sin él la verdad no conoce la victoria”1

Edward George Earle

lunes, 12 de septiembre de 2011

Conclusiones

Antes de finalizar el encuentro de hoy y pedir a cada uno de los asistentes, que concluya en base a lo compartido, aparecen comentarios sobre los prejuicios con los que venían a la reunión y cómo después de la experiencia vivida, cambia esto, transformándose en una apreciación diferente a esa idea de creer encontrarse allí, con personas perdidas mentalmente o de ir a enfrentar un ambiente de algarabía.

Lo que menos imaginaron fue lo que siempre logramos en conjunto, pensar, reflexionar.

Primero, reflexionar sobre sí mismo, sobre las propias conductas y el ambiente da para hacerlo sin temores, sin esa vergüenza de reconocerse que al igual que cualquier otro, podemos equivocarnos y otras veces felicitarnos y a veces, hasta ser aplaudidos por deshacerse de esa voluntad ciega que no nos despeja, sino que más bien nos arruina.

No desacomodan las diferencias de edades, Marité de 18 años, ayudó a aclararse a los padres de una profesional de 42 años que no obedece a seguir el tratamiento, por querer conservar su silueta y hoy, ni siquiera debe darse cuenta de cómo luce, al estar en un sentido de desequilibrio.

El padre de ella, también confesó no ir convencido que podría servir de algo asistir, y lo cierto que cambió su perspectiva, dispuesto a tomar con paciencia la situación de la paciente y al escuchar a otros, quienes hemos experimentado los cambios de ánimo, le permitió que se le hiciera más creíble la enfermedad.

Esta enfermedad que es como el resfrío, el que para conseguirlo, basta solo de un cambio de temperatura para que el organismo se enferme, a la bipolaridad en cambio le basta solo dos cosas para que se desencadene: que nos duela fuertemente el alma, o no seguir el tratamiento que todos esperamos encontrar, algún día, en el médico adecuado.

Lecciones hay muchas, en nuestras reuniones a todos nos dejan enseñanzas las conclusiones.

domingo, 11 de septiembre de 2011

"No sé"

Me pregunto ¿por qué alguien a quien cada vez que se le pide la opinión, siempre responde: “No sé”

No saber, ¿será querer seguir cómodamente en ese estado de no hacer, de no ver, de no querer, de no responsabilizarse, de no crecer?

Cuán fácil puede ser auto engañarnos y engañar a los demás que no hay respuestas,aparentemente atribuyendo a la afección, esa incapacidad de expresión.

Ser generoso consigo mismo, es abrirse al propio firmamento, solo basta escuchar la voz del silencio.

El silencio es el elemento en el cual se forman las más grandes cosas.
Carlyle

lunes, 5 de septiembre de 2011

Después de varias semanas sin vernos, hoy fue un encuentro especialmente significativo, nuevos integrantes y los antiguos comprometidos y admirados de los nuevos testimonios; al vernos por primera vez, no es otra cosa que enfrentarnos a alguien, interesado en saber que puede encontrar allí.

Hoy conocimos la nobleza de una mujer de mirada transparente, de sonrisa dulce, quien confesó amar su tristeza, la que refugia en la música y en la pintura, la razón de esa tristeza, alguna vez espero darla a conocer, cuando le pida autorización a ella para hacerla saber.

Un paciente-amigo de avanzados años, se quejó de no retener lo que leía y lo débil que era su memoria y siente que se le ha pasado el tiempo para alcanzar sabiduría, sin considerar dos cosas, que ya con el hecho de pensarlo la está alcanzando, dándonos ejemplo de lo que ansía su ser interno, además que en su mano portaba un relato que incluía preguntas sabias y que leímos en voz alta, permitiendo que cada cual internamente se revisara, pasó a ser una exploración personal y este paréntesis se cerró, recogiendo algo apreciable con una lección que hablaba de hacer un vacío en nuestro ser para despojarse de resentimientos, rencores, sufrimientos, no había prisa y nos permitió reflexionar su aporte, dejándonos suspendidos en la verdadera posibilidad de hacer un vacío en lo profundo, al arrancar lo feo, para llenarlo con lo puro.

Seguir adelante con el propósito de ser útil a la sociedad, se refuerza con las buenas intenciones y con la confianza que depositan los asistentes, no sólo en mí, también en cada quien que participa en comunión con ese todo, que formamos cada uno de los que hemos experimentado el síndrome bipolar.

Después de la reunión, recibí este mensaje, que nos mueve a qué, así como muchos de nosotros, esta especial familia, alcance la estabilidad.

Susana

Hola.....quisiera agradecerte esta instancia que no has dado para conocerte y también conocer a todas las personas que forman este grupo. Aunque hoy pude compartir poco el próximo lunes podre disponer de todo el tiempo.
Creo que todo lo que se hablo ahí para nosotros como familia nos sirve....quisiera compartir contigo que esta enfermedad en dos miembros de nuestra familia ha sido casi desastroso, personalmente a mi me ha causado mucho dolor por desconocimiento del trastorno mismo, pero yo no me he quedado atrás y he leído mucho, y siempre estoy buscando artículos que me puedan ayudar para poder trasmitírselos a los demás miembros de esta familia.......pero recién ahora, tengo otra mirada a todas las situaciones que ha generado esta enfermedad en mi marido. y ahora en mi hija.
Gracias Susana por haber encontrado una ayuda en ti
Un abrazo
Claudia

domingo, 4 de septiembre de 2011

Influencias externas del ánimo

Desde mañana 4 de Septiembre del 2011 se reanudan las reuniones de apoyo y orientación, para familiares y pacientes Bipolares y Depresivos, en Sala 13 de 14 a 15:30 hrs. en el Policlínico de Psiquiatría del Hospital del Salvador.

Revisando varios correos, me encuentro con este comentario que se hace común dentro de la problemática de un paciente.

"Ahora estoy sufriendo otra recaída, llevo una semana sin asistir a clases, y creo que me van a suspender, sigo teniendo problemas con mis padres y hermanos, porque me tratan mal, no comprenden mis estados de ánimo, mis cambios bruscos de opinión, mi manera de responder todo irritado siempre, siempre con ganas de que me dejen estar solo, no tenia ganas de escuchar a nadie estos días, porque tengo unos padres que siempre me están tratando como un enfermo... ya sabes

Tómate la medicación, has esto, has lo otro, ve a estudiar... come esto... yo así la verdad es que no puedo estar, y si encima me acuerdo del pasado vuelvo a estar triste, vuelvo a recaer, no se si las energías de mi habitación tendrán algo que ver... y aprovecho para preguntarte algo, ¿Existe alguna influencia por los que padecemos de esta enfermedad, de qué, el orden o el color de las paredes de nuestra habitación te hagan estar mas decaído? ¿Algo influye para que no podamos salir adelante, cuando pasamos muchas horas en el desorden de nuestro habitad?

Bueno, ante todo muchísimas gracias por preocuparte por mi y darme muy buenos consejos, yo lo estoy intentando todo"

Mi respuesta de esta vez: amigo, exactamente, el desorden y el color de las paredes influyen en nuestro estado anímico, otras veces lo hemos comentado, ojalá haciendo un esfuerzo en la voluntad, empezáramos deshaciéndonos de todo aquello que no ocupemos, luego ordenar y si fuese posible cambiar el color de las paredes por colores claros, mejor aún.

En relación a la familia, es aquí la importancia de la psicoeducación, educarse para hacer más liviana la carga, quien cuida al paciente se hace vital; el peor favor que se nos puede hacer es, darnos órdenes tras órdenes, anularnos en la iniciativa, la libertad y la autonomía, es perjudicial no sólo para el paciente, también para quienes nos rodean, porque se transforma en un círculo sin salida, anulando las buenas intenciones y acciones que nos viene a beneficiar a todos.

Como pacientes junto con pedir ser comprendido, debemos hacernos responsables para alcanzar a ser confiables y libres.

"La libertad no es simplemente un privilegio que se otorga; es un hábito que ha de adquirirse"

David Lloyd George (1863-1945)