lunes, 18 de junio de 2018



Sinfonías de Mozart. Música clásica relajante para estudiar, trabajar, meditar o dormir. Alivia inmediatamente el estrés, la ansiedad y la depresión. Música que cura, que enseña, que inspira a ser mejores personas.


https://www.youtube.com/watch?v=wgHvQSMs02k




No somos sólo razones, alimentar nuestro cuerpo, cerebro y espíritu, tomando aliento con entusiasmo por una respiración profunda, nos demuestra que no solo somos razones.


domingo, 17 de junio de 2018

Nadie está Solo.



Muchas veces son los familiares quienes concurren en busca de orientación para algún familiar a los encuentros en Psiquiatría del Hospital del Salvador y pareciendo tan imposible que el paciente acceda a compartir,  no es así, de alguna manera se consigue que el paciente por cualquier medio termine comunicándose.

Es tranquilizador cuando uno escucha a tantos otros dar a conocer lo que resulta angustiante, tantas veces, sin siquiera tener a quien decir lo que puede estar pasando por un episodio inesperado y cuando entre pacientes nos percatamos que es “normal” en esta enfermedad lo que describe uno y otro, eso nos calma, porque pensamos que es un fantasma personal que nunca va a pasar, que es un mal sin solución y no solo los afectados lo piensan, también la familia, pero no es tan peor en el tiempo, cuando el médico conoce sobre cómo tratar esta bipolaridad y luego la voluntad y decisión personal del paciente en cambiar lo que tenga que cambiar.

El paciente tiende a culpar a todos de lo que le sucede y lo cierto que de quien depende progresar es del propio enfermo, mientras rechace el tratamiento, viva sintiéndose víctima de un tratamiento, para nadie será posible ayudarlo.

Un profesor quien a su trayectoria académica hoy la ve lejana por su tratamiento, porque nosotros olvidamos hasta lo feliz que fuimos y de lo bueno que aún tenemos, porque así nos volvemos, anteponemos la enfermedad ante la existencia misma, que es mucho más que lo que nos tiene mal.

Héctor, gracias a su hermana que asistió al grupo en busca de orientación conoció este Blog y él me escribió, diciéndome, que quisiera compartir una enseñanza aquí, en relación a uno de los estabilizadores del ánimo como es el Litio, considerando que es sólo el médico tratante el único que puede decidir el tratamiento del paciente, somos todos diferentes, por lo tanto los tratamientos también resultan ser individuales.

Pero sin duda el comentario de Héctor sirve como información para algunos, en relación al tratamiento: "Quiero destacar lo importante que es saber, que las personas que consumen uno de los estabilizadores del ánimo como lo es el Litio, el cual tiene un rango terapéutico que el médico-psiquiatra debe medir con cierta frecuencia, a través de exámenes de sangre lo que permitirá mantener los niveles óptimos, para alcanzar, “el más preciado logro, el nivel o grado de afectividad, del mundo social en el cual nos desenvolvemos”.

No mezcles, aprende a separar los ingredientes que vas a poner en tu mente y no olvides lo que siente tu corazón.

viernes, 15 de junio de 2018



Nada es más alto y sublime que la propia convicción que el valor  está en uno mismo.


miércoles, 13 de junio de 2018

Una Enseñanza.


Ningún paciente con diagnóstico bipolar, debería abandonar el tratamiento porque tarde o temprano tendrá que aceptarlo, esta enfermedad que se presenta a través de impulsos descontrolados, solo se puede controlar con los químicos denominados estabilizadores del ánimo.

Mientras más cumplimiento con el tratamiento menos bipolaridad, “la peor decisión es pensar que si nos sentimos bien es porque ya nos mejoramos”… a veces, no vale ni siquiera insistir que eso es una real equivocación en alguien que lo piensa así, porque es tal el convencimiento que no necesita medicamento, que solo la experiencia de una nueva recaída, puede demostrarle lo contrario.

Así me comentaba hoy una paciente quien recogió comentarios de este Blog, ella abandonó el tratamiento y se propuso superar sus desequilibrios haciendo mucho ejercicio, por mucho tiempo creyó superar sus síntomas y no fue así.

Es así como nace la necesidad de investigar, pero más que eso de aceptar que es una realidad, es una realidad que solo por desconocimiento, es más crítico admitir que somos uno más de los vulnerables que es lo que nos lleva a esta afección del ánimo y que  aún causándonos mucho dolor, curiosamente también nos hace poseedores de una condición de excepción que a uno mismo lo sorprende, con un entendimiento y percepción que nos permite desarrollarnos en todas la áreas.

Esta enfermedad nos puede arrastrar por pasajes oscuros, pero a pesar de eso, nada impide  que la experiencia se transforme en una  enseñanza.

Quién se cierra a mirarse y aceptarse a sí mismo deja de evolucionar.

martes, 12 de junio de 2018

Interés Personal.


Se sabe  qué mientras más interés y atención por investigar lo referente a las características y mecanismos de la enfermedad, por el paciente bipolar, mejor calidad de desarrollo personal.

Por experiencia personal puedo afirmar que este diagnóstico, además del tratamiento, mejora con el conocimiento de sí mismo, cambio de hábitos y conductas.

Un valioso aporte para esta propuesta personal es entrar en el mundo de la filosofía, de la ética y la moral.

Filosofía: "Conjunto de reflexiones sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo".

Ética: "Disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano".

Moral: "Conjunto de costumbres y normas que se consideran buenas para dirigir o juzgar el comportamiento de las personas en una comunidad".

Basta el propio interés por corregir lo que no entendemos, para volvernos un autodidacta.

“Autodidacta es una persona que tiene interés en aquello en lo que se capacita, que se compromete con responsabilidad con el tema que le interesa, de modo tal que aprovecha todas las oportunidades de crecimiento y capacitación”

El crecimiento personal es una tarea individual  y más seguro de alcanzar la estabilidad, cuando nos hacemos cargo de sí mismo, sólo porque es una meta que nos proponemos.



Si no estás conforme intenta amar buscando un significado... observar cómo supera los obstáculos una hormiga, sirve para ponerse contento.



domingo, 10 de junio de 2018

Ayuda para el Paciente Bipolar.

Las elecciones del paciente y la familia en conjunto, toman gran relevancia en el bienestar y la salud mental del paciente bipolar y depresivo.

Una de las características de la bipolaridad es que el paciente converse incesantemente, generalmente explicando sus insatisfacciones y una característica de quienes comparten con él, es que le "contradigan tratando de convencerlo con razones lógicas", corrigiendo lo que para ellos son equivocaciones… intervención que no sirve de nada, porque este síntoma de la enfermedad no es una elección personal, es un rasgo enfermizo que sin tratamiento no se puede controlar.

A veces este síntoma se acentúa más, cuando quienes acompañan al paciente no entienden que no deben de discutir o corregir… así estén seguro de las injustas apreciaciones de quien las plantea, así como en otra enfermedad el síntoma es el dolor, en la bipolaridad el síntoma es una alteración espiritual.

La base del trato con el enfermo, no debe ser la típica conclusión “Ya empezó” sino el buen trato y el respeto que se merece un enfermo, porque este comportamiento que puede alterar a los demás, no es cosa de personalidad de la persona, es una triste realidad de no saber cómo dejar una vida de alteraciones, de rechazo, de incomprensión, sin siquiera saber qué hacer para conseguir un tratamiento adecuado e incluso cómo pedir a la familia que no pierda la paciencia.

Así es como las diversas manifestaciones se expresan de distintas maneras, la depresión es algo opuesto a lo que mencionaba recién, la depresión es una manifestación de la bipolaridad de negación total, así como en la verborrea el paciente cansa con sus argumentos inagotables, en este caso, el paciente sufre de una tristeza enfermiza, que aún teniendo todo para sobrellevar una vida con normalidad, pierde el entusiasmo, vive de una soledad que le impide darse valor, sintiéndose a veces más bien perjudicado cuando le hablan que supere su estado, la depresión impide ver la realidad, será un tratamiento y un tiempo necesario lo que permite cambiar este estado.

Para quien confiesa no saber qué hacer con un enfermo del ánimo, la mejor compañía de alguien, para ese otro alguien, afectado por la confusión será el silencio, refrescar su habitación, sin exigir dar el gusto en las comidas, flores, música suave orquestada y  para quienes son creyentes la oración.

Lo único indiscutible, infinito  y sobresaliente es aquello que surge del silencio.


viernes, 8 de junio de 2018

Madres e Hijos.


La vida a veces se nos vuelve un verdadero misterio y más aún cuando nos debilitamos espiritualmente, uno de los conflictos más complejos tanto así, para madres bipolares, como para madres de pacientes bipolares, es sentirse abandonadas por el respeto de sus hijos; volviéndose impotentes, ante una relación que debería ser estrecha, prudente y única en mutua comprensión.

Es así como Priscila quien es paciente con un desarrollo de vida normal, con un hijo adulto joven, quiere saber cómo enfrentar el rol de madre en este milenio y entonces de acuerdo a mi experiencia, fue mi respuesta.

Querida amiga mía: la de un corazón de oro; sigo pensando que la firmeza espiritual será lo único que salvará la esencia de madre, hoy todo es posible de trasgredir y por supuesto bajo ese patrón también menos respetada y valorada la palabra de los adultos.

Si tú y todas las madres que me rodean sagradamente oran por sus hijos cada noche, "sin siquiera saberlo ellos", entonces no hay razón para temer en perder un hijo, ni para complacerlos por miedo a lo que pueda decidir.

 Son nuestros  hijos quienes tendrá que temer a perder a la única verdad que "sin condición los ama",  desde el día que los tuvimos en nuestros brazos y nos hicimos cargos de ellos, no como seres indefensos, sino como hijos de Dios. Ese idioma lo entiende solo una mamá y es lo más hermoso de la vida.

Todos juzgamos a los padres alguna vez, pero otra cosa es hacerlos sentir que son de segunda categoría, que su pensamiento es mediocre o que no tienen porque meterse en su vida. Recuerdo a mi amada abuela, quien nunca permitió que como hijos le faltásemos a su hija, que era nuestra mamá.

De mamá aprendí a no discutir, ella usó el silencio absoluto, podías rogarla que nos hablara y ¡no!... al final llamaba de a uno a su habitación sin derecho a comentario, nos  hacía ver sus buenas razones, fuerte y claro y nos hacía salir. 

Es lo más efectivo que he conocido de cómo educar a un hijo, así pasen los años, por lo demás los años en un hijo no significan nada, porque nosotras no perdemos el título de madre, jamás, aunque dejemos de vivir.

Cada vez que conversamos sobre el cómo sobreponerse a los hijos, aconsejo a todas las mamás, el respeto de los hijos se activa con el sin más que callar; para que le hable su conciencia, conozca el sentido de arrepentimiento y respeto, para que ante sus propios hijos, sepa cómo enseñar.

Si acostumbras a hacerte tú presente ante tu hijo, haz el esfuerzo de no hacerlo, hasta que sea él quien venga hacia ti.


Un abrazo.

Esta reflexión también se la hice llegar a Carmen Gloria una madre que lo da todo; su hija con bipolaridad en crisis hizo de su vida un abandono, pero hoy con su equilibrio, su estabilidad y clara de entender lo bueno y lo malo,  sigue adoptando hacer de su vida nada; así es como esto toma poder en una familia, siendo el centro de sus vidas, transformándose su mal comportamiento en un no saber qué hacer, no es primera vez que conozco que existen madres que viven en la incertidumbre, en el dolor de no ser escuchadas y respetadas; compartir nuestros pensamientos, permite que cada una entienda del propio valor de ser madre y como se pierde ese valor, cuando no nos valoramos.

Carmen Gloria respondió lo siguiente.

Totalmente de acuerdo. Gracias por compartir esto, la verdad me ayuda mucho, yo ya decidí, pienso que es mi último intento de que sea una persona correcta para su futuro ni siquiera para mí, es para ella y su hija, dejarla ser lo que quiera, sin mi ayuda es lo que haré ahora, ojalá le sirva, porque siempre pensé que uno como mamá debe dar todo por sus hijos, hasta que duela, pero estoy viendo que mal he hecho con darle todo; ella quiere más y más sin dar nada a cambio...

Un abrazo


jueves, 7 de junio de 2018

De lo Simple...


Cosas en común compartidas, que revisamos en conjunto y finalmente terminamos estando de acuerdo.

Las expectativas no son el mejor principio del día a día. 

Un deseo es lo más insignificante ante lo que realmente es uno mismo. 

No esperes que alguien te admire si no te admiras tú.

Lo malo y lo bueno es normal en la vida.

Si no estás conforme intenta amar busca un significado.

Si alguien te perjudica, déjalo que se lo lleve de regalo.

No trates de cambiar a otro cambia tú.

Guardar silencio permite conectarse con la sensatez.

Una opinión externa no te pertenece.

Es más valiente y valeroso quien comprende a otro.  

Si tienes miedo, angustia, soledad, rabia, intranquilidad, inhala muy profundamente, suspende, exhala por la nariz, cierra los ojos si quieres, repite tres veces, descansa y vuelve a repetir.

p.d. Alguien no creyente me dijo: Hice una crisis de pánico y me acordé de ti, hice tres Padrenuestro y se me pasó.




Cambia tu auto apreciación de sensible por respetable.


martes, 5 de junio de 2018


Cultivar el espíritu sana la mente.


¿Cuál es la lección?


Esta página es un libro abierto que habla de mi vida, no soy terapeuta, no tengo profesión, soy yo quien ha experimentado la enfermedad bipolar.

Se piensa que estos comentarios son realizados por un equipo de profesionales, son ellos quienes han permitido recuperar mi salud mental, pero soy yo quien le da valor al entendimiento, al amor propio, obediencia, amor al prójimo y a la disciplina que estará siempre a mi favor. 

La misma que quiere dar a entender que para conseguir claridad mental la lección es una sola:

Tratamiento, Aceptación, Obediencia y Disciplina.

Tratamiento para dejar de lado el desequilibrio, Aceptación para no sentirse fastidiado, Obediencia, para que "nunca" abandonemos las indicaciones médicas y Disciplina para conseguir el factor de normalidad de manera plena.

Si no sabes cómo avanzar, acata las acciones sugeridas a realizar, respeta y ayuda a tu médico, si no tienes ánimo y te invade el olvido, preséntale tus síntomas por escrito.

Esta enfermedad del ánimo se caracteriza por convencernos que todo va e irá mal.

No te dejes dominar por esos síntomas, sé sumiso contigo mismo, haz una lista de todo lo bueno que guardas en tu corazón, donde no entra lo intrascendente, trasciende se puede.

Somos semillas, dependientes del tiempo, hazte amigo y cargo de ti mismo, sé paciente y no abandones a los demás como si nadie te quisiera, descansa, deja que lo sombrío haga lo suyo para que se vaya.

sábado, 2 de junio de 2018

Discernimiento.


 Estoy pensando que después de todo la cosa está en la propia capacidad de discernimiento el que no lo hace, no solo no se entiende a sí mismo, sino tampoco a los demás, así sea en beneficio propio.

Discernir:

“La palabra discernir es sinónimo de juicio, perspicaz, distinguir, comprender, es decir, cuando una persona discierne algo debe de comprender, distinguir lo bueno y lo malo, lo correcto e incorrecto y ser prudente en su manera de actuar.”

Una de las terapias más difíciles de avanzar en mí, fue entender que “Si no era cierto" lo que alguien dijo de mí, sintiéndome dañaba” ¿Por qué lloraba?

Pasé tiempo en terapia de grupo relatando lo perjudicada y herida que me sentía por tantas falsedades y lloraba, las terapeutas me aclaraban, si lo que dijeron no es cierto ¿por qué lloraba?

Al fin entendí que cada uno se haga cargo de sus dichos y sus actos, que yo lo hago y que más que nunca respeto mis sentimientos, a quienes ya no los hieren lo ajeno.

Hoy puedo manifestarles a otros lo que significó mi falta de discernimiento; ahora lloro solo cuando hablo de lo bueno que es Dios, quien nos permitió recuperar lo que nos merecemos.