lunes, 10 de diciembre de 2018

Carta para un compañero de Ruta



Al principio de mi enfermedad, compadecí a todos como enfermos y no los miré como hermanos con las mismas posibilidades espirituales que yo, no he conocido a un compañero de ruta que le haya servido la compasión, sí les ha servido, que juntos nos llenemos de entusiasmo para dejar de ser creyentes de los imposibles.

Tu dices no tener ninguna fe en el tratamiento, podría decirte no vayas al médico-psiquiatra, pero cada crisis de la enfermedad bipolar afecta cada vez mas a las neuronas, los síntomas de los episodios como la hipomonía, la que nos hace creer capaz de ser los mejores, impidiendo ver la realidad, en algún momento el paciente tendrá la claridad, para dejar de perjudicarse y perjudicar a quien hace lo mejor por el como persona.

El  tratamiento es efectivo, pero no funciona cuando la persona decide cuestionarlo o no seguirlo. De hacerlo, no solo haremos posible ver la luz, sino ser una enseñanza para otros.


Si quieres abandonar el stress abandona tus expectativas.


 “Una expectativa es algo que una persona considera “que puede ocurrir”, “es una suposición”. Si la expectativa no es satisfactoria, el individuo sentirá decepción".




A veces, es mejor saber que no les gusta a las personas que queremos. 




Mientras la queja no consigue más que eso, al mismo tiempo se diluye lo mejor, que es enemigo de lo bueno.


jueves, 6 de diciembre de 2018

Ayuda Memoria.


Una lista de las cosas pendientes, nos permite concretar hasta las ideas más insignificantes, como también no culpar al olvido ante nuestros propósitos.

Acostúmbrate a hacer un listado de lo que vas ideando y que no alcanza a tener espacio para recordarlo, ayúdate a que tus buenos pensamientos se hagan realidad.


miércoles, 5 de diciembre de 2018


Todas las respuestas no están en los demás, cuando consigas tu tranquilidad aprende a responderte tus inquietudes, recuerda que discutir mas bien nos perjudica, deja que otros piensen diferente a ti.



Cuando estés frente a alguien y no te sientas cómodo, has una pregunta a la otra persona, aunque sea preguntar la hora, eso abre un diálogo espontaneo.


domingo, 2 de diciembre de 2018

Pacientes buscan entenderse con sus padres.


Algo difícil es que un paciente comparta lo que lo confunde, este trastorno del ánimo se desarrolla por lo que siente el paciente, son los sentimientos dañados los que provocan el desequilibrio y dentro de las alteraciones está confundirse con la propia realidad.


No hay ninguna persona con esta enfermedad, "que no tenga un motivo  en su propia historia", que no lo haya llevado a experimentar los síntomas de este diagnóstico, siempre existe un motivo doloroso que afectó a quien desarrolló la bipolaridad.

Es por eso que por lo menos los más cercanos, deben de acogerlo con un dialogo comprensivo dando confianza a la persona, tratando de demostrarle que nada más grave pasará y que es así, porque aún lo más difícil puede cambiar, además que alguien le manifieste que está dispuesto para ser su confidente, guardando reserva. Considerando que el paciente solo no puede recuperar lo que afecta su alma.

Para todos los pacientes, ni la propia familia se imagina que ellos son lo más importante de su vida y que por lo mismo sufre de ser mirado como una vergüenza o que nunca más volverá a la normalidad.

¿Que sienten, algunos pacientes adultos jóvenes sobre sus padres?

*Que sus padres no lo consideran.

*No  lo hacen partícipe de sus vidas.

*Sienten que nunca han cumplido con las expectativas que ellos han tenido de ellos como hijos.

*Cada vez que los hablan es para criticarlos.

*No se sienten queridos.

* Su sufrimiento prefieren compartirlo en la calle con sus amigos.

*Los padres no conocen a los amigos porque no tienen posibilidad de llevarlos a sus casas.

*Cada vez que le hablan los padres es para preguntarle si se tomaron las pastillas. Siendo que aún haciéndolo, ellos no cambian el trato.

*Nunca le han preguntado que sienten o que piensan, menos que pueden hacer ellos como padres para que ellos estén mejor.

Y lo que piensan los pacientes como hijos, es que ellos quieren cambiar para hacer felices a sus padres, pero no saben cómo.

A veces una verdad cambia cuando uno encuentra el refugio en quien uno ama.