jueves, 12 de mayo de 2022

Claudia y su problemática.

La problemática de una paciente adulto joven es qué cree no haber elegido bien su profesión, no se siente segura de poder desarrollarse como tal y cree comprobarlo cuando asiste a su trabajo porque se vuelve a enfermar. 

Su círculo gira desde hace tiempo en eso, se recupera con el tratamiento y el tiempo de licencia, pero luego se repiten los síntomas, ella tiene el apoyo y la comprensión de su familia, pero muchas veces esa incondicionalidad nos hace perder autonomía. 

Entonces... revisamos cuáles eran sus debilidades y dijo lo siguiente; dependencia de la familia, inseguridad, poca constancia, hacer las cosas a última hora, flojera e impuntualidad. 

Así como todos los pacientes experimentamos los mismos síntomas, también experimentamos las mismas debilidades y es por eso que podemos ayudarnos entre nosotros mismos.

Algo en común de nuestra propia historia bipolar es que tenemos que adaptarnos a nuevas realidades y de aceptarlo, es que podemos reconocer el valor de aferrarnos a la voluntad,  voluntad para estar dispuestos a sobreponernos a las circunstancias, si hemos sido capaces de superar episodios críticos de salud mental, mayor razón para sobreponerse a las problemáticas del diario vivir. 

 Claudia más bien no tiene voluntad para desarrollar su trabajo y se deja llevar por la apatía. 

Un principio básico como paciente es hacerse autosuficiente, no solo porque es un principio que nos ayuda a vencer la idea del no puedo... sino porque también debemos dar confianza y tranquilidad a quienes nos acompañan; demostrarnos débiles e inútiles, podría tomarse como una manera de manipular a los demás, nosotros también estamos capacitados para ser útiles y para hacer feliz a otras personas. 


Pero, después de compartir las debilidades qué aparentemente la confundían a Claudia, descubrimos que había algo más profundo que su profesión, su trabajo, su familia y su bipolaridad lo qué le provocaba inseguridad, más bien es su pérdida de amor propio, ella perdió la voluntad de valoración a sí misma, entender que antes de amar a otro, primero tenemos que atesorar el amor por sí mismo, saber aceptarnos como somos, sin importar que otros intervengan... ; todos somos poseedores de virtudes y defectos, fortalezas y debilidades, por lo tanto cada cual libre de su amor propio, sin por eso ser egoísmo.

La mejor manera de entender del porqué amarse a sí mismo, porque no existe alguien igual a otro. 

El amor propio es lo que nos permite iluminar la sonrisa, la mirada, el ánimo y el equilibrio. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario